Por lluzuriaga junio 27, 2019
  • El proyecto EUSKOPEF tiene un doble objetivo: reducir el impacto ambiental de la producción de alimentos y promover el comportamiento responsable de consumidores y proveedores.

Orozko, a 6 de septiembre de 2019. Hoy en día, casi una tercera parte de los alimentos que se producen en el mundo se echan a perder o se desperdician. Es más, la cadena de valor de los alimentos y bebidas en la Unión Europea es responsable directa del 17 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero y del 28 % del uso de recursos materiales utilizados. Asimismo, es responsable del 60 % de la pérdida de biodiversidad terrestre, del 33 % de los suelos degradados y de la sobre explotación del 20 % de los recursos acuíferos. Por ello, el cálculo de la Huella Ambiental de Producto es clave para garantizar la sostenibilidad del sector alimentario y del planeta en general.

Ante esta situación, el proyecto EUSKOPEF, en el que participan el centro tecnológico AZTI, la ingeniería INGENET, la empresa de distribución EROSKI y la empresa productora de cerveza BOGA busca precisamente unir esfuerzos para diseñar un sistema de cálculo y comunicación efectiva de la huella ambiental de producto en el sector agroalimentario del País Vasco.

El proyecto, con una duración de un año, permitirá avanzar al sector de la alimentación vasco, especialmente al sector de la distribución de alimentos y a las Pequeñas y Medianas Empresas agroalimentarias, hacia un modelo de producción más sostenible y una comunicación ambiental más transparente.

La iniciativa está financiada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER, proyectos de Ecoinnovación) e IHOBE (Sociedad Pública de Gestión Ambiental del Gobierno Vasco).

Comentarios

No hay comentarios.